Sobre emprender (II) : la mochila que traemos de serie

Hace unos días comentaba en la primera entrega de esta serie de artículos con reflexiones sobre los emprendedores “Sobre emprender (I): la edad adecuada” , los aspectos relacionados con la edad a la hora de emprender.En esta ocasión quiero continuar la reflexión con algo un poco más profundo: lo que traemos de serie cuando decidimos emprender.

Hay muchas personas que esgrimen a menudo la típica frase de “Yo soy así y no puedo cambiar”. Bueno, en realidad, según los últimos estudios llevados a cabo por los especialistas, nuestro carácter está compuesto en un 30% por el temperamento y en un 70% por nuestros pensamientos y nuestros hábitos.

Si no trabajamos nuestros pensamientos y nuestros hábitos, nuestro carácter estará dominado por nuestro temperamento.

La mala noticia es que el temperamento no se puede cambiar. Depende de nuestra herencia genética y de la educación recibida hasta los 12 años.

La buena noticia es que el 70% restante de nuestro carácter (pensamientos y hábitos) depende solamente de nosotros: podemos cambiar lo que queramos.

Ya sería mala suerte que todo nuestro temperamento fuese malo. Alguna cosa buena habrá. Por lo tanto, lo que seamos o queramos ser lo podemos conseguir si trabajamos en ello.

* La foto es original mia

Os traigo aquí esta introducción porque hay muchas personas que traen su mochila cargada con pensamientos y hábitos que no les ayudan para nada en su etapa de emprendedores. Encuentro a menudo comportamientos y actitudes derivados de este lastre cultural-familiar que ellos consideran que no pueden cambiar.

  • Hay emprendedores que tienen una idea para un proyecto con mucho potencial pero tardan demasiado en desarrollarla porque arrastran muchas dudas.
  • Otros son muy perfeccionistas y no quieren lanzar el proyecto hasta tenerlo cerrado al 100%.
  • Algunos no saben ni lo que quieren hacer, solo que quieren emprender.
  • Hay casos de emprendedores que no quieren hacerlo solos, prefieren compartir el riesgo ( y las penas, supongo).

A todos ellos mi mensaje es que decidan cómo quieren llegar a ser en la vida, tanto como personas como emprendedores y trabajen duro para llegar a serlo. Es muy cómodo situarse en la zona de confort con sus defectos y decir que no pueden hacer nada más.

¡ Si tienes una idea y quieres emprender, déjate de tonterías y trabaja duro hasta conseguirlo!

Si solo quieres aparentar que eres emprendedor y engañarte a ti mismo, con estas actitudes vas por buen camino.

* Artículos de esta serie:

Sobre Francisco Páez

Marketing Estratégico, Business Intelligence y Cuadro de Mando Integral. Interim Management. Formación y Consultoría. Ayudando a mejorar la competitividad de las empresas.

Suscríbete a los contenidos

Suscríbete a nuestra lista para recibir actualizaciones

, , ,

Deja un comentario