Sobre desperdiciar la investigación universitaria

Es deprimente ver la gran diferencia entre la cantidad de recursos que se destinan a la investigación dentro de las universidades públicas y los resultados que se transfieren a las empresas para su aprovechamiento por la sociedad.

Por si no la conocéis, existe una red de OTRIs (Oficina de Transferencia de Resultados de la Investigación) cuya principal función es precisamente esa, según se recoge en este extracto de su Memoria Anual 2008

Los instrumentos utilizados por las OTRI para el desempeño de la Función Transferencia, desde diferentes modelos funcionales adaptados a las distintas necesidades y naturaleza de sus respectivas instituciones, son:

1. Los contratos de I+D y de apoyo técnico para la explotación de las capacidades científicas y técnicas de los investigadores y grupos de investigación universitarios.
2. Los proyectos de I+D realizados en colaboración con empresas y otras entidades y las fuentes de financiación pública asociadas a la obtención de resultados susceptibles de comercialización.
3. Las alianzas estratégicas con otras organizaciones orientadas a la explotación de las capacidades científicas y los resultados de investigación universitarios.
4. La protección de los resultados de la investigación mediante patentes y otras formas de protección de los derechos de propiedad industrial e intelectual (gestión del IPR).
5. La explotación de los resultados de investigación universitarios a través de contratos de licencia de patentes.
6. La creación y desarrollo de nuevas empresas basadas en el conocimiento originado en las universidades.
7. Las acciones de promoción y relación con empresas y otras instituciones.

Sin embargo, se dan situaciones ridículas que ponen en serias dudas la utilidad real de estas redes.

esquema-otri1

Uno de estos casos, que me ha llegado recientemente, es el de una empresa que buscaba un software específico para un proyecto y que lo había localizado en una unidad de investigación de una universidad.

La propuesta económica de la universidad fue tan desproporcionada que el proyecto no salió adelante.

El equipo investigador valoró el desarrollo alegando 10 años de investigación, punto que tratándose de Informática resulta algo ridículo. Por otra parte, se entiende que las universidades y sus investigadores se mantienen con dinero público, por lo que considerar la amortización de la investigación universitaria en el mismo plano que el de una empresa privada sería competencia desleal.

Si de lo que se trata es de justificar cientos de miles de horas de investigación con el resultado de un solo proyecto, se ve claramente que hay que pensar en una remodelación produnda de las redes de investigación de las universidades públicas.

Si estos departamentos de investigación tuvieran que aportar el resultado de su trabajo como una cuenta de explotación, tendrían más interés en que sus investigaciones terminaran siendo aprovechadas en proyectos empresariales con beneficios tangibles para la sociedad y para su cuenta de resultados. Si las subvenciones que reciben dependieran de que alguno de sus proyectos fuera llevado a la práctica, se potenciaría de verdad la transferencia de los mismos.

Estoy convencido de que la investigación universitaria es imprescindible. Sin embargo, considero que no se hace una apropiada gestión de los resultados. Se habla mucho de la colaboración universidad-empresa pero, en la práctica, esta se ve reducida en muchos casos a la firma de convenios marco (con foto de los responsables y difusión a bombo y platillo) y a la bolsa de alumnos en prácticas.

Los resultados disponibles se difunden en boletines muy técnicos y con información aprovechable solamente por los departamentos de I+D+i de las grandes empresas.

Uno de los enfoques que habría que considerar cambiar es el de hacia qué tipo de empresas van dirigidos estos resultados. Cada vez encontramos mas PYMEs con capacidad de innovación pero sin un enorme departamento de I+D+i ni de grandes presupuestos para la investigación, que estarían en disposición de aprovechar estas investigaciones si la conexión Universidad-Empresa fuese más realista.

Una de las iniciativas más interesantes que he encontrado hasta la fecha es la promovida por el equipo de eMOTools, liderado por Amalio Rey (@arey), en su apartado de servicios de Transferencia de Tecnología. El objetivo de este servicio es:

Explorar nuevos caminos, llevando a cabo “proyectos-piloto” fundamentalmente para dos tipos de clientes:

1) OTRIs y Fundaciones Univ.-Empresa

2) Otras organizaciones que promueven la innovación y la transferencia de tecnología.

emotools

Esta línea incluye:

a) Celebración de talleres con grupos de investigación para identificar capacidades y tecnologías transferibles, y traducirlas al lenguaje empresarial.
b) Diseño de metodologías de identificación y clasificación de capacidades tecnológicas de los grupos de investigación para su posterior promoción hacia las empresas.
c)  Análisis y selección de la vía óptima para la valorización en el mercado de tecnologías y resultados de investigación.
d)  Formación de dinamizadores para la transferencia de tecnología y que actúan en los grupos de investigación.
e)  Asesoría para el diseño de herramientas de marketing digital (web de OTRIs, tiendas virtuales, marketplaces tecnológicos, etc.) que ayuden a comercializar tecnologías y resultados de investigación de los CPIs.
f)   Consultoría y formación para la creación de spin-off académicas como vehículo para la transferencia de tecnología.

Espero que surjan más iniciativas de este tipo y que la función de las OTRIs se vea reforzada.

Saludos.

Francisco Páez

Sobre Francisco Páez

Marketing Estratégico, Business Intelligence y Cuadro de Mando Integral. Interim Management. Formación y Consultoría. Ayudando a mejorar la competitividad de las empresas.

, , , ,

4 Responses to Sobre desperdiciar la investigación universitaria

  1. QQ 02/05/2010 en 23:41 #

    Buen post. Creo que a día de hoy la filosofía OTRI no se ha conseguido aunque veo algunos casos aislados como CITAndalucia que tiene unos boletines de oferta/demanda curiosos, a nivel europeo, tanto de productos/servicios como de partners para proyectos europeos.

    Yo siempre he defendido el modelo blog como medio de difusión y taxonomizar información que una OTRI puede emitir. No me ha sido posible implementarlo por motivos ajenos.

    También quiero apuntar que existe un salto generacional importante, los jóvenes que podrían hacer cosas están oprimidos por quienes mandan. Lo he visto incluso con investigadores. En la universidad se vive bien pero hay un mal rollo de cojones (frase de un amigo).

    Saludos!
    .-= Último blog de QQ ..Fotos del torneo por la convivencia en Almería =-.

  2. gestion universidades 22/07/2011 en 12:06 #

    Gracias por la información, lo que puedo decir que el software de la universidad hacer las cosas fáciles en la universidad y la administración pueden prestar más atención a los estudiantes. Si el entorno sigue funcionando en la dirección positiva de la gestión, éste será un alza de nuevo en su vida.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 28/04/2010

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Es deprimente ver la gran diferencia entre la cantidad de recursos que se destinan a la investigación dentro de las universidades públicas y los resultados que se transfieren a las empresas para su aprovechamiento por la so…..

  2. Tweets that mention El Blog de CMI Gestión » Blog Archive » Sobre desperdiciar la investigación universitaria -- Topsy.com - 28/04/2010

    […] This post was mentioned on Twitter by Jose Miguel Bolivar and Miquel Rodríguez, Francisco Páezmadrid. Francisco Páezmadrid said: Nuevo post en el blog "Sobre desperdiciar la investigación universitaria" http://bit.ly/a8c3BH Es q me lo pedía el cuerpo :) […]

Deja un comentario